Buscar
  • Luis García Prieto

#20 Valcabado

Si pensamos en minas, lo primero que se nos viene a la mente son las de poblaciones hermanas como Fabero, Bembibre o Torre del Bierzo, donde aún se pueden ver los edificios y bocaminas que, hasta hace muy poco, extraían carbón para producir electricidad en las centrales térmicas.

En el extenso municipio de Ponferrada no es difícil encontrarnos con los vestigios de explotaciones mineras. La más antiguas: Las Miédulas, en Espinoso de Compludo, obra de los voraces romanos a la búsqueda de oro. En la ribera del río Sil, sobre el embalse de la Fuente del Azufre, y a dos pasos del Museo de la Energía, la mina Virgen de la Encina, extraía wolframio. En Villar de los Barrios, pasado el arroyo de Valdemunillo, funcionó entre 1943 y 1953, bajo el nombre (también) de Virgen de La Encina, una pequeña explotación de wolframio. Por no hablar de la gran cantidad de pequeñas canteras de pizarra y piedra caliza, como en San Clemente de Valdueza, o en Valdefrancos; e incluso en el monte Pajariel donde funcionó La Generala, una mina de cobre.

VALCABADO

Las minas de Valcabado pueden ser una de las más desconocidas. En los dominios de Valdefrancos, a la vera del arroyo de Rioseco y bajo la mirada del cerro El Peñidón, tenaces hombres buscaron plomo, zinc, hierro y cobre desde el siglo XVI hasta la década de los cincuenta del siglo XX. Nombres como el canónigo Pedro de Olea, o Félix García Rodríguez, vecino de Ponferrada, pusieron sus ojos y esfuerzos en Valcabado.

Notable es la mina Buena Suerte, que cuenta con una galería de casi 50 metros que se podría habilitar como una atracción turística más que añadir a la Valdueza. Su visita es sencilla y carente de riesgos, salvo por un pozo al fondo que habría que ser modificado para evitar caídas.

Andrés López López realiza el más exhaustivo trabajo acerca de estas minas, con un despliegue fotográfico que ayuda a su comprensión y, cómo no, también a su preservación. Las minas y las canteras están íntimamente ligadas a la vida de El Bierzo, igual que los castaños y el vino, y han de ser cuidadas como un patrimonio histórico. El trabajo de Andrés López es encomiable, en la búsqueda de los vestigios repartidos por el entorno, donde la maleza se está adueñando de las entradas a las bocaminas, los caserones y la fundición.

Descubre todos los secretos de Valcabado en este documentado artículo que ya puedes descargar en el enlace.


Valcabado 211121
.pdf
Download PDF • 23.92MB



20 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo