Buscar
  • Luis García Prieto

#15 La piedra de Bocarrodrigo

El que no busca, encuentra. El 3 de agosto de 2019 descendía desde el Canal Romano CN-2, a través del arroyo de Bocarrodrigo (Río Guío), en dirección a Valdefrancos. La jornada se estaba haciendo ya larga por los kilómetros acumulados, lo abrupto del terreno y el intenso calor. Es una zona con mucha vegetación por lo que durante medio kilómetro hay que ir, literalmente, dentro del arroyo, luchando contra las zarzas y las ramas que se interponen y parecen no querer dejarte pasar. En un resalte paré a tomar algo de descanso. Bajé la mirada para sopesar el siguiente paso, que la piedra y el agua son traicioneros, fijándome en una extraña piedra con un agujero que me pareció curiosa. No es mi pretensión el hacer de arqueólogo, con la divulgación satisfago mi amor por mi adorado municipio pero, a pesar de la incomodidad, me tomé unos minutos en sacarle unas fotos, a sabiendas de que había topado con una pieza.

Días después, me puse en contacto con técnicos del ayuntamiento ponferradino que, amablemente, me contestaron con prontitud. Suponían que podría ser fragmento de una antigua piedra molinera llevada por arrastre del arroyo. En la piedra, de aspecto circular -aunque no podía estar seguro-, no se aprecia si el agujero es pasante o no. Tampoco el espesor, ni si es independiente (está suelta) o pertenece a un afloramiento de roca mucho más amplio. La roca parece que tiene foliación, por lo que podía ser de pizarra o esquisto, una roca demasiado blanda para pertenecer a una rueda de moler, que suelen ser de arenisca, cuarzo o cuarcita. Por otra parte, también resulta extraño el lugar de aparición: el cauce de un arroyo intermitente. Puede ser que fueae arrastrada al cauce desde los bordes a través de una fuerte crecida.

Casi un año después, el 11 de julio, regresé. Debido al poco cauce del arroyo, y que tal vez se había movido, pude tomar mejores fotos y comprobar que el agujero no era pasante, lo que podría ser la base para apoyar el palo central que soporta el tejado de una vivienda castreña, pero tendría que haber un hábitat castreño o una cabaña ganadera cerca del arroyo, más arriba del lugar de la localización. Andrés López, un activo divulgador de Valdefrancos, me relató que en el Forgas, el valle por donde discurre el arroyo, siempre hubo pastos para ganado, donde ahora crecen los robles y helechos. Comprobé que la piedra se halla a unos 910 metros de altitud. Que yo supiera, nunca hubo un pueblo aquí, ni un molino hubiera tenía sentido tan arriba. Caí en la cuenta de que se encuentra a una altitud cercana al del canal romano CN-1, con el que tal vez guarde relación. Una vivienda castreña, de ganado, o que sirvió a los constructores de los canales para Las Médulas.

Sería de justicia que esta piedra fuera recuperada y llevada a nuestro Museo del Bierzo en donde, curiosamente, no hay referencias a los canales romanos del Oza, no sabemos si por desinterés y falta de espacio u otras razones que se me escapan. Desde RCBP estamos deseosos de que alguien aporte más datos acerca de esta piedra, y comparta sus conocimientos con nosotros.

Pongo a disposición de quien quiera aportar más datos una galería en el enlace de Google Fotos:

https://photos.app.goo.gl/1AdFfJc1cwKsMKLY7

En una de ellas aparece un círculo brillante, una moneda de 1 euro que sirve para estimar su tamaño aproximado.

Y el emplazamiento exacto por gps, accesible con Google Maps (está marcada con una estrella con fondo rojo en el mapa). La mejor opción es partir desde Valdefrancos, ascendiendo por el arroyo de Bocarrodrigo (Río Guio). Son 3.2 km, unos 270 metros de desnivel, sin excesiva dificultad.

https://www.google.com/maps/d/edit?mid=1A5fT1KdSGD86FxY6j4j37kB3Kw4LLZJb&usp=sharing


11 visualizaciones1 comentario

Entradas Recientes

Ver todo